Historia de la prostitución femenino de varón

historia de la prostitución femenino de varón

Hoy en día, en España podemos diferenciar varias tipologías discursivas en torno a este fenómeno. En un extremo se situarían las abolicionistas o antiprostitución, y en el otro las pro-legalización o pro-prostitución Gómez et al.

Por ende, los clientes son cómplices de esta explotación sexual y se aprovechan de este privilegio patriarcal propio de su género. Se trataría de una institución por la que la sociedad regula el libre acceso de los hombres al cuerpo de las mujeres por un precio. Y ha sido y es tolerada derivada de la legitimación de una ideología patriarcal, y ahora también neoliberal Jeffreys, Anderson , conllevaría que las personas mujeres, sobre todo acabaran perdiendo el derecho a la autonomía sexual.

La tipología discursiva pro-legalización mantiene una postura amoral respecto a la prostitución: En esta línea se encuadran filósofas como Martha Nussbaum , quien sostiene que los problemas que pueda acarrear el realizar trabajo sexual proceden de factores coyunturales como el estigma social que rodea a la misma. Con este texto pretendemos contribuir al debate en torno al fenómeno de la prostitución en nuestro país, analizando un aspecto de esta realidad que no ha sido tratado suficientemente: En el caso español, en un informe del año elaborado por la Comisión Mixta de los Derechos de la Mujer y de la Igualdad de Oportunidades del Congreso de los Diputados del Gobierno de España, se indica que existen unas Las investigaciones que analizan —y en algunos casos clasifican— al cliente de prostitución son relativamente recientes.

Otra destacada investigación en la que se realiza una tipología de los clientes de prostitución es la efectuada en Francia por el Mouvement du Nid. La tercera categoría incluye a los "consumidores de mercancías", que se acogen a su condición de "consumidores" para "comprar" aquello que se "vende". La cuarta categoría engloba a los que desean cumplir un imperativo de la sexualidad, de forma que pagan para ahorrarse problemas.

Sin embargo, la mayoría de las investigaciones que analizan los motivos que alegan los hombres para demandar este tipo de servicio no elaboran una tipología de los mismos. Así, Anne Allison analizó el consumo de prostitución en los clubs de Japón por parte de los hombres de negocios en el libro Nightwork: Allison afirma que muchos hombres se sienten coaccionados por el grupo, por lo que el consumo de prostitución funciona como una forma de control del género masculino, para demostrar ante el grupo de pares que son "totalmente hombres".

Una perspectiva diferente aparece en Sex Markets, en el que Giusta, Di Tommaso y Strom exploran la oferta y demanda de prostitución y concluyen que la mayoría de los hombres que utilizan estos servicios se sienten excitados por la idea de lo ilícito, de la transgresión: La sociabilidad, la necesidad de dominación y la diversión son algunos de los motivos que sobresalen en otros estudios. La sociabilidad como motivo del cliente de prostitución se recoge en la investigación realizada en Brasil por Elisiane Pasini , donde se habla del hombre "habitual" para definir al cliente de prostitución.

La necesidad de dominación se destaca en un trabajo sobre los clientes finlandeses publicado por Anne-Maria Marttila , donde se relaciona la demanda de sexo de pago con las estructuras de poder generalizadas y con la necesidad de dominación. Golding titulado Men who buy sex. Who they buy and what they know. En España, el primer trabajo que analiza al cliente de prostitución es de José L.

Solana , quien en publica el artículo "Prostitución de mujeres inmigrantes en la provincia de Córdoba", donde distingue dos tipos de clientes: García publican el libro Una aproximación al perfil del cliente de prostitución femenina en la Comunidad de Madrid. A partir de 15 entrevistas a clientes españoles extrajeron los motivos para pagar por servicios sexuales: Barahona y García, Rafael López y David Baringo publican en el año el artículo "Ciudad y prostitución heterosexual en España: A partir de la realización de 12 entrevistas a diferentes hombres consumidores, establecen seis categorías: También en el año , Carmen Meneses analiza los motivos que tienen los hombres para pagar por sexo.

A partir de entrevistas, de las 14 razones para pagar por sexo, las tres con las que los clientes estaban en mayor acuerdo fueron: En , Enrique J. Díez publica el artículo "El papel de los hombres en la prostitución Gómez y Pérez publican en el libro Prostitución: En ese trabajo se realizaron 17 entrevistas a clientes, 5 entrevistas a grupos de discusión de colectivos masculinizados, 5 6 entrevistas a mujeres en prostitución, 2 entrevistas a transexuales en prostitución, 3 a dueños y gerentes de clubes de alterne, 1 a un trabajador de un club y 3 a técnicos de servicios sociales que trabajan con mujeres en prostitución Gómez y Pérez, Tal y como se desprende de las diferentes investigaciones que hemos analizado, el consumo de sexo de pago por parte de los varones se deriva de una forma concreta de entender el "ser hombre".

Si en el pasado los valores tradicionales del varón eran la paternidad responsable y el rol de protector y proveedor de la familia, hoy en día la virilidad se construye a través de una "compulsiva vida sexual" que se presume delante del grupo de pares masculinos.

Para desarrollar este trabajo, y con el fin de entender a nuestros sujetos de estudio, fue necesario reflexionar sobre la construcción de la masculinidad. El género es uno de los portadores de los mecanismos centrales mediante los cuales el poder y los recursos son distribuidos en una sociedad, y es a través de ellos como los individuos modelan los significados de sus vidas. Los estudios de género analizan las relaciones asimétricas de poder y oportunidad que cada individuo tiene en la sociedad en función de su cuerpo sexual Ortner, En cualquier caso, la construcción de la identidad social masculina se relaciona con el sistema sexo-género de una sociedad Otegui, El consumo de prostitución viene a resaltar estas características, en donde en un mismo contexto cultural conviven distintos modelos de masculinidad que operan con mandatos de género diferenciados y en donde la sexualidad es una expresión del ejercicio de dominación y poder sobre los cuerpos de las mujeres en nuestra sociedad.

Debido a la heterogeneidad del perfil sociológico de los clientes, en este trabajo se optó por clasificar a los mismos en función del "relato" elaborado en relación con su experiencia y percepción en torno al fenómeno de la prostitución. Para analizar sus narraciones se optó por aplicar el marco teórico del "frame analysis" Gerhards, ; Goffman, , con el fin de estructurar coherentemente sus relatos y clasificarlos en categorías para mejorar su manejo y comprensión.

Por lo tanto, los marcos son construcciones que dan significado a dicha realidad y estructuran la comprensión de la misma Snow et al. En el siguiente apartado se describen las dimensiones de enmarcamiento centrales en el discurso ideológico de los clientes de prostitución en nuestro país, y en sus proclamas legitimadoras de objetivos, intereses e ideologías, a partir de las declaraciones extraídas en las entrevistas individuales y grupales realizadas a los mismos.

El resultado fue la identificación de cuatro tipos de clientes a los que hemos denominado "cliente misógino", "cliente consumidor", "cliente amigo" y "cliente crítico" véase Figura 1 8.

En este grupo encontramos hombres de todas las edades y situaciones sentimentales. Ninguno de ellos tiene estudios superiores y todos desempeñan trabajos asociados a salarios bajos. En relación con su ideología no hemos encontrado a ninguno que se defina como de centro o de izquierdas. Para los clientes misóginos la existencia de servicios de prostitución es algo normal y necesario.

No observan ninguna "zona oscura" en este negocio, adoptan una actitud totalmente acrítica e irreflexiva y naturalizan la existencia de la prostitución al considerarla consustancial a la humanidad:.

Comparten la percepción de que todas las mujeres son "putas", pues en sus acciones y relaciones afectivo-sexuales ellas tienen siempre un interés económico y material. Yo creo que cuando una mujer va al sexo, va La imagen que tienen de la prostitución resulta muy banal. Se ven a sí mismos como víctimas de un sistema en el que la ambición materialista de las mujeres les obliga a gastar su dinero.

Algunos hombres siempre han querido imaginar que las prostitutas son libres para escogerlos a ellos y para sentir verdadero placer con ellos. Es una fantasía sexual que crean y mantienen para reforzar su propia masculinidad hegemónica. Para este perfil de cliente las mujeres se prostituyen porque quieren, porque realizan un trabajo cómodo con el que ganan mucho dinero y sin grandes esfuerzos:.

Yo estoy seguro que muchas de las prostitutas que hay las ponen mañana a fregar a euros el mes, no van a fregar Si los clientes misóginos perciben a las mujeres como seres materialistas, consideran que los hombres son, en cambio, "seres sexuados", promiscuos genéticamente. Apelan a ciertas teorías pseudocientíficas para demostrar esta inevitable tendencia de los varones a la sexualidad:. Yo creo mucho en la teoría de Otro motivo que arguyen para justificar su consumo es la percepción de que muchas mujeres no son tan activas sexualmente como ellos:.

Las experiencias sexuales con mujeres de otras nacionalidades otorga a estas relaciones un valor añadido, estableciendo una categoría de las culturas afectivo-sexuales:. Su actitud acrítica y conformista frente a la prostitución desemboca en una apuesta por la legalización y regularización de esta actividad:.

Reconocen la existencia de explotación sexual y abusos pero no la valoran. También constatan la connivencia policial sobornos y "carta blanca": Yo estoy convencido de que hay Los clientes de este perfil adoptan una postura sexista y contraria a las políticas de igualdad de género, llegando a manifestar una actitud incrédula frente a los casos de violencia machista contra las mujeres:.

Algo que venden y nosotros lo compramos Dentro de este grupo predominan los menores de 40 años. Todos ellos tienen estudios secundarios o universitarios. En relación con su ideología, ninguno su identifica con la derecha. Se trata de jóvenes, en general, formados e informados, que comparten una ética hedonista de consumo y que mayoritariamente tienen una base material débil y dependiente, pues la mayoría de ellos viven con sus familias.

Siempre ese es el prejuicio: Ven a la mujer como una igual. Sí, eso sí sigue ahí presente: El cliente consumidor intuye la existencia de mujeres explotadas sexualmente, situación que resuelve desde la perspectiva consumista, "comprando lo que se vende":.

En algunos clientes de este grupo se aprecia una defensa de la igualdad de género, lo que los lleva a criticar actitudes machistas de otros hombres. En ellos se observa una postura contradictoria: La mujer ideal, lo del físico ya Tiene que gustarme físicamente pero De esta forma consiguen conciliar las visiones no sexistas con la compra de sexo de pago: Es bastante frecuente que el consumo de sexo se realice por cuestiones sociales, emulando al grupo de amigos.

Ha sido en celebraciones grupales Que por motivos sexuales yo no fui, algunos amigos míos supongo que sí, pero yo no; y por fantasía tampoco En algunos de sus discursos surge una cierta autocrítica a su pasado como cliente: Iríamos alrededor de una o dos veces al año La unión de esta visión parcialmente no sexista y al mismo tiempo mercantilista-consumista desemboca en una posición a favor de la legalización de la prostitución, pues así se garantizaría la "calidad higiénica y sanitaria del producto" a comprar:.

Yo nunca entré en un puticlub, en mi vida Su discurso hace referencia a una perspectiva de izquierdas, feminista y anticapitalista. Con la compra de sexo busca ampliar sus experiencias sensoriales, afectivas, eróticas, etc. Porque jugué a todo, jugué todos los papeles, entonces eeeh!! Su compromiso ideológico y responsable lo lleva a criticar la bipolaridad de los medios de comunicación en relación con la prostitución: En este perfil predominan los hombres menores de 40 años.

En la tipología del cliente amigo se enmarcan aquellos hombres que adoptan una actitud "amable" cuando compran sexo de pago. Estos clientes son capaces de humanizar a las mujeres en prostitución y de "empatizar" con ellas.

Para ellos las mujeres que se prostituyen lo hacen, mayoritariamente, por no tener otra alternativa. Piensan que su buen hacer como amantes los diferencia de otros clientes, porque ellos saben provocar el placer en las prostitutas. Se perciben a sí mismos como clientes de lujo, pues consiguen que las mujeres que se dedican a la prostitución disfruten con ellos, porque ellos las tratan bien y las hacen gozar.

Esta actitud los lleva, en algunos casos, a establecer lazos afectivos que recrean los vínculos que surgen en las situaciones de "ligoteo casual" de fin de semana o de inicio de una relación amorosa:. En el contexto prostitucional existe una cierta "teatralización" por parte de las mujeres de un cortejo y de una relación sexual donde ellas hacen creer al cliente que él posee unas cualidades excepcionales que las hacen gozar y tener orgasmos, pero todo es fingido y teatralizado para que el cliente se sienta bien, como un "excelente amante".

Incluso a veces reconocen que consumir prostitución no es una decisión que los llene de orgullo. El cliente amigo suele argumentar que el consumo se produce en situaciones de reunión o de fiesta con amigos o compañeros de trabajo:. Si alguno de estos notables quería pasar una noche con ella, debían pagar cantidades en torno a los 1. La mujer que se acostó con Una publicación compartida de Gwyneth Montenegro gwynethmontenegro el 16 de May de a la s 3: Entre las ideas que se revelan en el libro, esta mujer confirma que cada hombre tiene un gusto diferente y desea un tipo de cuerpo femenino distinto.

Esta prostituta de lujo afirma que es un mito que todos los hombres quieran "servicios perversos". Una publicación compartida de Gwyneth Montenegro gwynethmontenegro el 11 de Jul de a la s 3: Hay que pisar con mucho cuidado porque vivimos en una sociedad muy retrógrada en la forma en la que maneja el sexo ", confiesa.

Somos seres humanos y nadie debe impedir que lo hagamos", afirma Montenegro. La mayoría de los clientes no son celebrities y algunos proyectan su ira, culpabilidad y envidia sobre ti. Es algo muy duro ", confiesa. Son hombres y no pueden apagar su deseo biológico , por eso recurren a mis servicios. En una ocasión uno de mis clientes me dijo: Muchos quieren a alguien con quien puedan tener una conversación sin sentirse juzgados. Viendo que no paraba de trabajar, decidió llevar la cuenta de todos los hombres que disfrutaban de sus servicios.

Pero no todo ha sido bueno en este camino. El dinero provocó que se enganchara a la bebida y a las drogas. Así se fueron 12 años de mi vida ". And man did it get me in strife! I wrote the book revealing how to make huge money as an escort. Esta prostituta cree que la sociedad no debe juzgar a nadie. En mi opinión, no tienen autoridad para juzgarlo, no es posible ponerse en la piel de la trabajadora sexual porque pocas viven nuestra realidad. En Titania Compañía Editorial, S. Agradecemos de antemano a todos nuestros lectores su esfuerzo y su aportación.

Alma, Corazón, Vida Viajes. López Contacta al autor. Tags Sexualidad Prostitución Sexo Vida sexual. Tiempo de lectura 5 min.

: Historia de la prostitución femenino de varón

Que significa lenocidio prostitutas montcada i reixac 459
Prostitutas palmas numeros de telefono de prostitutas Su actitud acrítica y conformista frente a la prostitución desemboca en una apuesta por la legalización y regularización de esta actividad:. La prostitución es una realidad social que no fue afrontada nunca de la forma adecuada, porque es un problema, una situación, una realidad difícil. Globalización y globalismo pop Universidad Nacional Autónoma de México. El cliente consumidor intuye la existencia de mujeres explotadas sexualmente, situación que resuelve desde la perspectiva consumista, "comprando lo que se vende":. Raval prostitutas putas mamando bajo la responsabilidad de cada lector el eventual uso que se le de a esta información. Allison, AnneNightwork:
Historia de la prostitución femenino de varón Federación de Mujeres ProgresistasTrata de mujeres con fines de explotación sexual en España, Madrid. Cobo, RosaInforme proyecto investigación: Muchos varones ejercen la prostitución masculina de manera eventual, a veces incluso por curiosidad. Ha sido en celebraciones grupales Una publicación compartida de Gwyneth Montenegro gwynethmontenegro el 11 de Jul de a la s 3:
Prostitutas maduras en madrid pinturas prostitutas 111

Historia de la prostitución femenino de varón -

Y vaya por delante mi respeto a todas las soledades que no han encontrado paliativo mejor. La prostitución masculina profesional tiende a utilizar Internet como el principal medio de promoción de servicios, en las llamadas " agencias de escorts ". Para tomar conciencia real de esta situación conviene que reproduzcamos el modus operanti de muchos de estos grupos de proxenetas y pederastas. A finales de la edad media los burdeles legales proporcionaban importantes ingresos a los miembros corruptos del gobierno y de la Iglesia. historia de la prostitución femenino de varón Vistas Leer Editar Ver historial. Una mirada al sector sanitario desde una perspectiva de género, permite ejemplificar bastante bien las políticas sexuales que han tenido lugar dentro de la actividad profesional y la importancia de tales políticas en la organización actual del sistema, en el que la segregación sexual y la discriminación de las mujeres, abierta o implícita, han sido la norma. En las ciudades europeas, tanto en la Antigüedad como en las que se constituyen a partir de la Edad Media, y hasta bien entrado el s. Siempre ese es el prejuicio: Es bastante frecuente que el consumo de sexo se realice por cuestiones sociales, emulando al grupo de amigos.

Historia de la prostitución femenino de varón -

Una publicación compartida de Gwyneth Montenegro gwynethmontenegro el 16 de May de a la s 3: Trabajos relacionados Diagnostico de una Unidad Educativa Diagnostico. No admitimos insultos, amenazas, menosprecios ni, en general, comportamientos que tiendan a menoscabar la dignidad de las personas, ya sean otros usuarios, periodistas de los distintos medios y canales de comunicación de la entidad editora o protagonistas de los contenidos.

0 thoughts on “Historia de la prostitución femenino de varón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *