Prostitutas de calle lenocinio y trata de personas

prostitutas de calle lenocinio y trata de personas

En ese momento trataba de cerrar mis ojos, trataba de no verlos a la cara, me daban asco. Él me embarazó y me prostituyó hasta los ocho meses de embarazo. A mi bebé me la quitó cuando tenía un mes; durante un año no supe nada de ella, de mi hija. Madai trabaja en la Suprema Corte de Justicia de la Nación y fue tomada en cuenta para la reciente aprobación de una ley en Francia que castiga la demanda de prostitución.

Ella es una de las mujeres que en denunció a Alejandra Gil, conocida como La Madame de Sullivan , por ser parte del lucrativo negocio de trata en México. Iba a ser trasladada a Nueva York. Ese día, cuando me dijo que me iba a llevar, me golpeó. A mí me dieron la atención que le deben dar a una víctima: Fue el 2 o 3 de febrero de cuando lograron detener a esa persona. Ella colabora para varias fundaciones y ayuda a prevenir el delito de trata de personas.

Originaria de Tres Valles, Veracruz, Neli fue víctima de prostitución forzada por casi un mes en la zona de la Merced, en la Ciudad de México; entonces tenía 19 años, hoy, a los 25, su rostro y su voz siguen siendo las de una niña.

A este chico lo conocí en el parque. Yo no quería irme con él, pero me hizo todo un drama. Cuando llegamos a Puebla los primeros días estuve bien, después empezó a cambiar, platicaba del sexoservicio y de cosas extrañas. La esposa de un supuesto amigo me instruyó: Me pusieron en la entrada de la cuartería porque era de las nuevas. Ya después de unos días estaba dando vueltas en la pasarela. Un día un federal se me acercó e intentó ayudarme, pero me daba miedo, no pude decirle nada; era muy difícil porque me vigilaban.

Mi denuncia y la de otra víctima sirvieron después para que él fuera detenido, en ; le dieron 13 años de prisión con nueve meses y ya lleva casi seis años.

La semana pasada tuve una cita con un amigo que me va a apoyar, él es empresario y quedó de enviarme los lineamientos para participar por un financiamiento. Lo que yo quiero en un futuro es tener un grupo empresarial. Pamela tiene 28 años, hace cinco logró liberarse de la explotación sexual que padeció en Puebla, Veracruz y la Ciudad de México. Una mujer no bastaba y Mario conquistó a otras sexoservidoras.

Les regaló flores, las invitó a cenar. El negocio familiar nació poco tiempo después, cuando una jovencita llamada Lourdes se enamoró de Fredy, el hermano menor de Mario. Eran vecinos del mismo barrio y Mario, atento, le propuso trabajar en La Merced.

Lourdes se negó pero el mismo Mario no esperaba una respuesta positiva. Tenía un plan b. Como a Fredy no le gustaba Lourdes, le dijo: Ella aceptó de inmediato la propuesta de vivir con Fredy y se mudaron a casa de Mario.

Días después, el padrote insistió de nuevo pero la joven volvió a rehusarse. Luego le contó a Lourdes que la policía se había llevado a Fredy al reclusorio. Era una joven ingenua, dice Mario. Y entonces le recordó su propuesta de trabajo. Aunque se resistió al principio, un par de horas después aceptó. Los primeros días, entregaba pesos. Quería ver a Fredy. Convencida de que su novio estaba en prisión, la joven se esmeró.

Dos meses después reunía mil pesos diarios. Mario sobornó a personas del reclusorio Oriente para fingir una visita. Todo se trataba de dinero". Fredy fue citado en el lugar. Abrazó fuerte a Lourdes.

Fredy volvió a la casa días después y pidió a Lourdes continuar con su trabajo en La Merced. En ocasiones, la joven juntaba hasta 5 mil pesos en un día. Fastidiada, anunció a Mario: Tiempo después, Lourdes informó a Mario que una muchacha quería trabajar en La Merced.

Se llamaba Teresa, tenía problemas en su casa. Después contraté a un chofer para que las llevara al trabajo y las trajera de regreso a mi casa. Vivíamos en Neza", cuenta Mario. Un par de semanas después, Lourdes lo contactó con otra adolescente. Al día recibía unos 10 mil pesos". Mario enamoraba y padroteaba a otras muchachas cuando tenía oportunidad.

Si otros padrotes les exigían una tarifa y las golpeaban, yo hacía lo contario: Instruía a sus hermanos: Enrique también se incorporó a la banda. Pasaba por las mujeres en la mañana y las llevaba a La Merced. En la tarde paseaba con su esposa y en la noche las recogía.

Otro empleado se encargaba de vigilarlas durante el día. La farsa entre Lourdes y Fredy continuaba. Ella, dice Mario, aprendió, como él, a ser astuta, con tal de complacer a su hermano. Cuando pasaban los clientes, les arrebataba alguna pertenencia: Teresa también contribuyó al negocio.

Anunció que dos jóvenes de su pueblo —en Actopan, Hidalgo— querían trabajar en La Merced, hartas de la pobreza y los problemas familiares.

Mario, feliz, se compró un automóvil y comenzó a salir con Laura, una funcionaria del Seguro Social que estaba al tanto de sus negocios y vivía en la colonia Morelos. Después de las nueve de la noche, empleados y sexoservidoras pasaban a recogerlo a casa de su nueva mujer y frente a ella le entregaban los fajos de billetes.

Cuando Mario se despedía, Laura reclamaba:. Cuando estaban por dar vuelta en la calle Manzanares, notaron que una camioneta obstruía el camino. Había una buena cantidad de policías en la calle. No sería la primera vez que la librara.

Era el 6 de julio de Meses antes, Mario había llevado su negocio a la cima. La banda de hermanos disponía en todo momento de al menos cinco o seis mujeres. Se encargaba de conseguir identificaciones falsas para las menores de edad y su territorio se había expandido a las calles Manzanares, Limón, San Pablo, el callejón de Zavala y la avenida Circunvalación.

Mario aceptó de inmediato. La familia vivía ahora en la Morelos, en una casa de un piso. El jueves por la mañana, Brenda, curiosa, preguntó: Mario, molesto, la reprendió: Volteó a ver su hermano y le dijo: Un par de horas después, sus hermanos regresaron con malas noticias: Para justificar sus días de ausencia en casa, Brenda afirmó que Mario la secuestró y violó.

También lo acusó de prostituir a mujeres. Cuando el policía realizó la pregunta, Mario vio llegar a Esperanza y a sus hermanos, esposados. Al llegar a buscarlo a la delegación, Brenda los acusó de ser cómplices.

Ya retirada de la prostitución, se había mudado también a la Morelos, a un departamento cercano. Después de entregar a Mario las ganancias del día, las sexoservidoras cenaban los alimentos que Esperanza preparaba. Si mis hermanas hubieran crecido a mi lado, imagino que las habría prostituido", indica Mario. Cuando se efectuó el operativo, ellas tenían 12 y 14 años y fueron albergadas en un DIF. Los hermanos fueron trasladados al reclusorio Oriente.

A Mario lo acusaron de seis delitos: Una prueba de polígrafo determinó que Brenda no decía la verdad por completo. A Mario le restaron los primeros tres delitos. Las autoridades encontraron sólo a dos de las chicas padroteadas, ambas menores de edad. Mario había utilizado la misma fórmula con ellas: En el interrogatorio, una declaró: Al confrontarlas, descubrieron que prostituía a ambas y denunciaron.

La sentencia por lenocinio fue de año y medio. A esa cifra se agregaron las condenas por los dos delitos restantes. El delito de corrupción de menores procedió porque Mario convenció a Fredy, adolescente entonces, de prostituir a la joven con la que vivía, menor también.

Fredy admitió que su hermano mayor lo introdujo al negocio y recibió una condena de tres años y medios en un tutelar de menores. Al salir, se alejó de su familia. No a todas enamoraba—, dice Mario y cambia el tema—, a veces las amenazaba, otras las convencía. Fueron casi cuatro años. Alguien le dijo una vez: Y él siguió el consejo. Si una se iba, me sentía un poco triste y se me pasaba cuando llegaba otra.

Pero al recibir los miles de pesos en las noches, se olvidaba de todo. El perdón es para mí. Por otra parte, el artículo contempla la mayoría de los casos que pueden verse actualmente en redes sociales: Comete el delito de lenocinio: Quien explote el cuerpo de otra persona por medio del comercio carnal y obtenga de él un beneficio cualquiera; II.

El 1 de agosto de se le imputaron los cargos tras ser detenida cuando viajaba, estando embarazada, con su familia. El 6 de agosto de ese mismo año se le vinculó a proceso y el 12 de agosto se solicitó una prórroga para el plazo de investigación, que inicialmente fue de 2 meses.

Finalmente el 28 de diciembre se llevó a cabo una audiencia intermedia, en la que acordaron llevar a cabo un procedimiento o Juicio Abreviado, lo que implica dos cosas: La aceptación de la culpa y la reducción de la pena por ello.

prostitutas de calle lenocinio y trata de personas

Prostitutas de calle lenocinio y trata de personas -

Fastidiada, anunció a Mario: La esposa de un supuesto amigo me instruyó: Si Javier, un viejo, podía, él también. Pero al recibir los miles de pesos en las noches, se olvidaba de todo. Mario llegó a percibir hasta 10 mil pesos al día por la trata de mujeres en La Merced.

La situación se volvió insostenible. Ya ni siquiera se molestaba en tirarle una o dos frases bonitas de vez en cuando: Meses después, la mujer escapó. Mario buscó un reemplazo pero su mala reputación lo precedía. Ninguna trabajadora quería tenerlo cerca. La solución, concluyó entonces, era secuestrar a alguna y padrotearla, aunque fuera a la fuerza. Luego de algunos días, encontró a su nueva víctima. Aprendió sus horarios y costumbres. Seria y trabajadora, era ideal para convertirse en su nueva novia.

Ante la urgencia de una nueva fuente de ingresos, Mario tomó valor y se paró frente a la mujer, a unos pasos de la entrada de las cuarterías. La tomó de la cintura, la levantó sobre su hombro y se echó a correr. La sexoservidora gritó, pataleó, pidió auxilio, pero nadie quería problemas con Mario.

Ingresaron a la iglesia Santa Cruz y Soledad, a un par de calles de Limón. Estuvimos ahí unas tres horas, hasta que accedió. Era el año Una mujer no bastaba y Mario conquistó a otras sexoservidoras. Les regaló flores, las invitó a cenar. El negocio familiar nació poco tiempo después, cuando una jovencita llamada Lourdes se enamoró de Fredy, el hermano menor de Mario. Eran vecinos del mismo barrio y Mario, atento, le propuso trabajar en La Merced.

Lourdes se negó pero el mismo Mario no esperaba una respuesta positiva. Tenía un plan b. Como a Fredy no le gustaba Lourdes, le dijo: Ella aceptó de inmediato la propuesta de vivir con Fredy y se mudaron a casa de Mario. Días después, el padrote insistió de nuevo pero la joven volvió a rehusarse. Luego le contó a Lourdes que la policía se había llevado a Fredy al reclusorio. Era una joven ingenua, dice Mario. Y entonces le recordó su propuesta de trabajo. Aunque se resistió al principio, un par de horas después aceptó.

Los primeros días, entregaba pesos. Quería ver a Fredy. Convencida de que su novio estaba en prisión, la joven se esmeró. Dos meses después reunía mil pesos diarios. Mario sobornó a personas del reclusorio Oriente para fingir una visita.

Todo se trataba de dinero". Fredy fue citado en el lugar. Abrazó fuerte a Lourdes. Fredy volvió a la casa días después y pidió a Lourdes continuar con su trabajo en La Merced. En ocasiones, la joven juntaba hasta 5 mil pesos en un día. Fastidiada, anunció a Mario: Tiempo después, Lourdes informó a Mario que una muchacha quería trabajar en La Merced. Se llamaba Teresa, tenía problemas en su casa. Después contraté a un chofer para que las llevara al trabajo y las trajera de regreso a mi casa.

Vivíamos en Neza", cuenta Mario. Un par de semanas después, Lourdes lo contactó con otra adolescente. Al día recibía unos 10 mil pesos". Mario enamoraba y padroteaba a otras muchachas cuando tenía oportunidad. Si otros padrotes les exigían una tarifa y las golpeaban, yo hacía lo contario: Instruía a sus hermanos: Enrique también se incorporó a la banda.

Pasaba por las mujeres en la mañana y las llevaba a La Merced. En la tarde paseaba con su esposa y en la noche las recogía. Otro empleado se encargaba de vigilarlas durante el día. La farsa entre Lourdes y Fredy continuaba. Ella, dice Mario, aprendió, como él, a ser astuta, con tal de complacer a su hermano. Cuando pasaban los clientes, les arrebataba alguna pertenencia: Teresa también contribuyó al negocio.

Anunció que dos jóvenes de su pueblo —en Actopan, Hidalgo— querían trabajar en La Merced, hartas de la pobreza y los problemas familiares. Mario, feliz, se compró un automóvil y comenzó a salir con Laura, una funcionaria del Seguro Social que estaba al tanto de sus negocios y vivía en la colonia Morelos. Después de las nueve de la noche, empleados y sexoservidoras pasaban a recogerlo a casa de su nueva mujer y frente a ella le entregaban los fajos de billetes.

Cuando Mario se despedía, Laura reclamaba:. Cuando estaban por dar vuelta en la calle Manzanares, notaron que una camioneta obstruía el camino. Había una buena cantidad de policías en la calle. No sería la primera vez que la librara.

Era el 6 de julio de Meses antes, Mario había llevado su negocio a la cima. La banda de hermanos disponía en todo momento de al menos cinco o seis mujeres. Se encargaba de conseguir identificaciones falsas para las menores de edad y su territorio se había expandido a las calles Manzanares, Limón, San Pablo, el callejón de Zavala y la avenida Circunvalación.

Mario aceptó de inmediato. La familia vivía ahora en la Morelos, en una casa de un piso. El jueves por la mañana, Brenda, curiosa, preguntó: Mario, molesto, la reprendió: Volteó a ver su hermano y le dijo: Un par de horas después, sus hermanos regresaron con malas noticias: Para justificar sus días de ausencia en casa, Brenda afirmó que Mario la secuestró y violó.

También lo acusó de prostituir a mujeres. Cuando el policía realizó la pregunta, Mario vio llegar a Esperanza y a sus hermanos, esposados. Al llegar a buscarlo a la delegación, Brenda los acusó de ser cómplices. Ya retirada de la prostitución, se había mudado también a la Morelos, a un departamento cercano.

Después de entregar a Mario las ganancias del día, las sexoservidoras cenaban los alimentos que Esperanza preparaba. Si mis hermanas hubieran crecido a mi lado, imagino que las habría prostituido", indica Mario. Cuando se efectuó el operativo, ellas tenían 12 y 14 años y fueron albergadas en un DIF. Los hermanos fueron trasladados al reclusorio Oriente.

A Mario lo acusaron de seis delitos: Una prueba de polígrafo determinó que Brenda no decía la verdad por completo. A Mario le restaron los primeros tres delitos. Las autoridades encontraron sólo a dos de las chicas padroteadas, ambas menores de edad.

Este texto forma parte de la revista impresa correspondiente a junio, nuestra edición especial de Mujeres Poderosas.

En México, el sólo hecho de ser mujer representa un grave riesgo, porque en este país se violenta, se explota y se asesina a las mujeres. A esto se suma la impunidad. Los efectos de la violencia contra las mujeres rebasan el de por sí enorme daño individual; los impactos alcanzan a las familias y a la sociedad. Con su trabajo, apoya a madres de hijas desaparecidas. No tenía libertad ni para ir al baño, para ir por un vaso de agua, para meterme a bañar o para sentarme a descansar; nunca, sin exagerar, ni un segundo tenía libertad.

Utilizaron mi persona para hacer cosas que yo no tenía idea que se estaban haciendo. No, en lo absoluto. Por eso creo que el daño nunca se va a reparar. También creo que nunca se va a hacer justicia realmente y que la gente nunca va a entender la verdad de lo que pasó. Decidí ser una voz y empecé a hablar de mi historia. Al principio me dio miedo, pero luego me di cuenta que ayudar a otras personas sí era una opción de vida.

Se ha entrevistado con la reina Rania de Jordania y ha tomado el té con la duquesa de Cornwall. Hoy, el tratante sigue libre: Me prostituyeron de los 12 a los 16 años.

Me contó que era comerciante, que trabajaba en la compraventa de autos. Y me ofreció el cariño que no tenía en casa. Tres meses viví bien con él, me vistió, me calzó, me dio amor; decía que quería una familia conmigo y que yo era su princesa. Pero un día me ordenó: Mi primera vez iba a ser en Puebla, pero no me aceptaron, me veía muy chica.

Con una credencial falsa pasé de los 12 a los 18 años y me llevaron a Guadalajara, a una casa de citas. En ese momento trataba de cerrar mis ojos, trataba de no verlos a la cara, me daban asco. Por otra parte, el artículo contempla la mayoría de los casos que pueden verse actualmente en redes sociales: Comete el delito de lenocinio: Quien explote el cuerpo de otra persona por medio del comercio carnal y obtenga de él un beneficio cualquiera; II.

El 1 de agosto de se le imputaron los cargos tras ser detenida cuando viajaba, estando embarazada, con su familia. El 6 de agosto de ese mismo año se le vinculó a proceso y el 12 de agosto se solicitó una prórroga para el plazo de investigación, que inicialmente fue de 2 meses. Finalmente el 28 de diciembre se llevó a cabo una audiencia intermedia, en la que acordaron llevar a cabo un procedimiento o Juicio Abreviado, lo que implica dos cosas: La aceptación de la culpa y la reducción de la pena por ello.

0 thoughts on “Prostitutas de calle lenocinio y trata de personas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *